2016-07-09

TECNOCRACIA


Tecnocracia es el curioso misterios que se nos da a los mortales que creemos tener el poder de la tecnología en la palma de nuestra mano. 


Yo me siento muy poderoso al recordar ese profesor de matemáticas que cuando me pillaba sacando algún calculo en la calculadora me gritaba en el silencio del salón -"joven fackencio usted cree que va a tener una maquina calculadora en el bolsillo todos los días de su vida en todos sus ámbitos de trabajo o para ir a hacer las compras? Hágase un favor y guarde ese aparato, nadie ha muerto por usar el cerebro" y hoy todos, hasta mi abuela tiene un teléfono móvil o un Smartphone, llevamos una calculadora, un despertador, una cámara fotográfica, una video filmadora, una brújula, un block de notas, un diccionario, un traductor multi-idiomas, y tantísimas cosas más que sin darnos cuenta día a día usamos o nos sacan de apuros en un segundo, es maravilloso! Sin embargo en un momento, o varios de nuestra vida se cumple ese  curioso misterio que lo he bautizado como "TECNOCRACIA". Ni los más afamados científicos de la nasa, ni el mejor premio nobel de la paz han podido justificar este curioso misterio que se nos da a los mortales al querer dar uso de dicha tecnología en un momento preciso, exacto, en cuestiones de segundos lo único que encontramos es un bache emocional combinado con odio y un extraño sabor amargo en nuestra boca, y lo único que podemos hacer es respirar profundo, tragar esa bola de saliva amarga y volver a intentar con nuestro aparato tecnológico, por ejemplo a quien no le paso que siendo el ultimo día laboral de la semana apaga la pc/mac y se encuentra con la pantalla que dice "no desconecte el equipo, se están ejecutando actualizaciones" o cuando llegamos el primer día laboral de la semana 40 minutos tarde y apurados prendemos nuestro pc/mac para que nuestro jefe o superior no se percate del crimen que hemos cometido en llegar 40minutos tardes y nos encontramos la misma pantalla o peor aún… una pantalla negra con una manzana blanca y una línea que demora millones de años luz en llegar a la meta, como Manuelita cuando viajo a pegüajo. O ese momento de desesperación que sacamos nuestro teléfono para llamar a alguien y consultarle algo importantísimo y al desbloquearlo encontramos la batería en 1% y automáticamente nos transformamos en la persona más creyente que pueda tener algún dios y emprendemos con el llamado el cual será imposible concretar. O esa dirección que cargamos en el GPS como último recurso cuando nos damos cuenta que estamos semi-perdido y no sabemos llegar y lo único que escuchamos es una voz que nos susurra intermitente "recalculando" e insiste "recalculando". . . Y lastimosamente te tengo una mala noticia. . . No desesperes, no lo vas a poder solucionar, solo tendrás que sentarte en la silla de la oficina a esperar que el maldito ordenador se apague mientras todos tus compañeros se van murmurando algunos -"vamos por una birras" o buscar algún cargador para luego de 20 minutos poder hacer la llamada, o terminar dando miles de vueltas sin encontrar esa dirección que tu GPS está recalculando… si, sin darnos cuenta somos tecnodependientes y no lo queremos aceptar, si bien un millón de veces y tantas más nos salvan la vida muchas veces nos amargan y nos hacen replantearnos que hacemos con ese "aparato" en nuestra mano, sin embargo algunas horas más tarde estaremos muy contentos porque salió un nuevo Smartphone con batería más duradera, o una Tablet con la pantalla más grande o un ordenador más potente para simplemente volver a repetir este loop  TECNOCRATICO de la vida…